UNA CONSULTA OFTALMOLÓGICA A TIEMPO, EVITA MAYORES COMPLICACIONES VISUALES, INCLUIDA LA CEGUERA