Espondilitis Anquilosante, enfermedad invisible para los mexicanos